Embarazo consciente

Definitivamente  a toda mujer que le preguntes te asegurará que el embarazo es una etapa única e irrepetible de la vida.

Es el inicio de un viaje hacia dentro. Una puerta hacia la conexión con nuestra niña que nos permite conectar con el bebé que fuimos.

Es un viaje hacia la verdadera esencia, hacia el origen.

Es una etapa en la que nuestra intuición se agudiza y podemos actuar no tanto desde el razonamiento lógico, sino del sentir.

La intuición es la mejor herramienta que tenemos en el maternar  de nuestras criaturas.

Durante el embarazo nuestro cuerpo cambia, nuestros sentimientos están a flor de piel y la forma en la que vemos el mundo comienza a ser diferente.

Pero ¿Nos preparamos para vivirlo conscientemente?

Vivir un embarazo consciente es vivirlo desde la escucha de las necesidades de nuestro cuerpo, de las emociones que emergen de nuestro ser y la conexión con nuestro bebé.

Debemos recuperar la escucha con confianza ciega.

Nuestro cuerpo está haciendo cosas que nuestra mente no sabe. Debemos recuperar la confianza en nosotras, la confianza en la sabiduría que llevamos dentro.

Y para poder interpretar todas estas “señales” necesitamos parar y observar.

Las que me conocéis sabéis que siempre digo que nos preparamos mucho a nivel físico (vestuario adecuado, buena alimentación, ejercicio) y también a nivel funcional (elegimos hospital, la baja maternal y la posterior incorporación, preparamos la habitación, la ropita…).

Todo esto es genial! Y seguro nos ayuda a vivir esta etapa con mayor tranquilidad y seguridad.

Pero normalmente no nos preparamos la parte emocional, mental y espiritual.

Esto puede deberse a que no disponemos de información en este aspecto en nuestro alrededor, o que de una forma involuntaria no la queremos escuchar.

Cuantas veces he escuchado de madres embarazadas  “yo no lo pienso mucho, cuando venga ya veremos cómo lo hacemos”

Y claro…cuando llega el bebé acompañado de todo el huracán de emociones y cambios en nuestra vida y en nuestra psique pensamos:

“Wow! No estaba preparada para esto”.

Las mujeres embarazadas merecemos tener un embarazo consciente y conectado.

Conectar con nuestro verdadero YO y nuestra verdadera esencia. 

Pero para lograrlo hacen falta muchas más herramientas y recursos que los que ofrece un cursillo de preparto en el centro sanitario correspondiente. 

En la vida, estar informado de las situaciones que pueden ocurrir nos ayuda a tomar decisiones de forma más consciente. El embarazo y la crianza no es una excepción.

Una de las mejores maneras de conseguir información (además de todas las tecnologías) es unirte a un grupo de crianza.

Si nos informamos de diferentes situaciones que pueden ocurrir durante la etapa en la que estamos y las posteriores repercutirá en un menor estrés y en una mayor confianza con la elección tomada cuando se dé el caso.

No te preocupes, desde Mamalloca te acompañaré para que poco a poco puedas entender todos estos cambios, puedas reconocerlos, mirarlos, aceptarlos y si lo necesitas, reconducirlos para vivir un embarazo y crianza más consciente, más feliz.

Deja un comentario